¿Qué es la pérdida de masa muscular?

La pérdida de masa muscular, también conocida como atrofia muscular, es cuando el cuerpo pierde tejido muscular por varias razones. Esto puede ocurrir por falta de actividad física, envejecimiento, o como resultado de ciertas condiciones médicas o medicamentos.

Algunas causas comunes de la pérdida de masa muscular son:

  • Falta de ejercicio físico: Si no usas tus músculos, los pierdes. El ejercicio regular como levantamiento de pesas ayuda a construir y mantener el tejido muscular.
  • Envejecimiento: A medida que envejecemos, perdemos masa muscular de forma natural y los músculos se debilitan, en un proceso llamado sarcopenia. Esto suele comenzar alrededor de los 30 años.
  • Lesiones o cirugía: Las lesiones que inmovilizan una parte del cuerpo, así como algunos procedimientos quirúrgicos, pueden provocar atrofia muscular temporal en el área afectada.
  • Enfermedades: Condiciones como el cáncer, insuficiencia cardíaca congestiva, VIH y otras enfermedades pueden acelerar la pérdida de masa muscular.
  • Inmovilidad prolongada: Estar postrado en cama o en silla de ruedas durante mucho tiempo provoca debilidad y atrofia muscular.
  • Medicamentos: Algunos medicamentos, incluyendo corticosteroides y ciertos medicamentos para el cáncer, pueden causar pérdida de masa muscular como efecto secundario.

La pérdida de masa muscular puede tener graves consecuencias. Los músculos más débiles hacen más difícil realizar las actividades cotidianas y aumenta el riesgo de lesiones. La pérdida excesiva también puede provocar discapacidad física y pérdida de independencia.

Afortunadamente, hay medidas que puedes tomar para prevenir y manejar la pérdida muscular:

  • Realiza actividad física de forma regular, idealmente mezclando cardio y entrenamiento de fuerza.
  • Consume suficientes proteínas, vitaminas y minerales en tu dieta.
  • Descansa y duerme bien para permitir la recuperación muscular.
  • Habla con tu médico si tomas medicamentos o tienes una afección que acelera la pérdida. Puede haber opciones de tratamiento.

En resumen, la pérdida de masa muscular es común, pero prevenible y tratable. Al adoptar un estilo de vida saludable y abordar cualquier problema médico subyacente, puedes mantener tu fuerza y movilidad muscular.

Obtenga una consulta gratuita