Estrógeno es una hormona sexual que juega numerosos papeles importantes en el cuerpo de la mujer. Se produce principalmente en los ovarios y ayuda a desarrollar y mantener las características sexuales femeninas. Algunas funciones clave del estrógeno incluyen:

  • Desarrollo sexual femenino - El estrógeno es esencial para el desarrollo de los senos, el útero, la vagina y los genitales externos durante la pubertad. También contribuye al crecimiento de vello púbico y axilar.
  • Ciclo menstrual - El estrógeno ayuda a controlar y regular el ciclo menstrual. Trabaja junto con la progesterona para preparar el revestimiento del útero para un posible embarazo cada mes.
  • Fertilidad - Los niveles adecuados de estrógeno son importantes para la fertilidad óptima. Ayuda a estimular la liberación de óvulos de los ovarios (ovulación) y aumenta el moco cervical que ayuda al esperma a avanzar.
  • Mantenimiento de huesos sanos - El estrógeno juega un papel vital en la formación y el mantenimiento de la densidad ósea. La deficiencia de estrógeno después de la menopausia es un factor importante en la osteoporosis en mujeres mayores.
  • Función cardiovascular - Se ha demostrado que los estrógenos tienen efectos positivos en los niveles de colesterol y pueden prevenir la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias). También relajan y dilatan los vasos sanguíneos.
  • Función cerebral - El estrógeno parece tener un efecto protector en el cerebro y el sistema nervioso. Puede mejorar la función cognitiva y reducir el riesgo de enfermedades como el Alzheimer.
En resumen, el estrógeno es una parte integral y esencial de la fisiología reproductiva, sexual y general de la mujer. Los niveles adecuados son fundamentales para la salud y el bienestar durante toda la vida. La deficiencia de estrógeno puede provocar una variedad de síntomas desagradables y aumentar el riesgo de ciertas enfermedades.

Obtenga una consulta gratuita